Uno de los retos clave para lograr ciudades más sostenibles, eficientes y humanas consiste en mejorar/repensar los sistemas de transporte y movilidad urbana. El pasado 26 de junio tuvimos la oportunidad de compartir ideas y reflexiones sobre este tema en la charla organizada por la empresa Wework en su sede de Agustinas 833, bajo el título “Smart Mobility en las ciudades del futuro”.

El encuentro estuvo centrado en el campo de la movilidad eléctrica, entendiéndola como un objetivo a futuro pero también como una realidad que ya está entre nosotros, una realidad palpable que está generando nuevas expectativas, hábitos y también conflictos en el día a día de nuestras urbes. A continuación se exponen algunas de las principales ideas y reflexiones derivadas de este encuentro:

 

 

  • LA MOVILIDAD ELÉCTRICA HOY EN DÍA->  es posible destacar tres escalas o ámbitos de desarrollo:

Micromovilidad-> en la actualidad se está viviendo una auténtica revolución en este ámbito, con la aparición de nuevos medios de transporte como las bicicletas eléctricas, scooters, segways, etc. El uso de este tipo de vehículos está aumentando de manera exponencial, variando la manera de desplazarse en el ámbito local (recorridos cortos).

-Autos eléctricos-> en la actualidad su coste es prácticamente el doble que el de un auto convencional, por lo que todavía no constituye una opción viable/atractiva para la mayoría de la ciudadanía. Aunque el consumo sea notablemente más barato que el de la bencina, resulta difícil amortizar la inversión inicial. Evidentemente se espera que este escenario vaya variando con el progresivo abaratamiento del producto.

-Transporte público y grandes flotas ->actualmente son los principales impulsores de la movilidad eléctrica. La voluntad de innovar y apostar por la sostenibilidad se unen a una mayor facilidad para recuperar la inversión inicial (mayor kilometraje, mayor ahorro en combustible).

  • MICROMOVILIDAD: BENEFICIOS Y CONFLICTOS 

Los sistemas de micromovilidad eléctrica multiplican las opciones de transporte en la escala local, favoreciendo la descongestión del tráfico rodado y la consiguiente reducción de emisiones. También ofrecen una nueva manera de recorrer la ciudad, posibilitando una experiencia mucho más cercana e inmersiva en la que el usuario puede desplazarse con rapidez pero también detenerse en cualquier parte de la ciudad.

Por otra parte, la aparición de estos vehículos también ha generado tensiones y conflictos. La popularización de las nuevas formas de movilidad ha sido mucho más rápida de lo esperado, generando problemas de convivencia tanto con los peatones como con los autos. Todavía existe una evidente falta de infraestructura y cultura en el uso de estos nuevos medios de transporte.

  • RETOS PARA EL DISEÑO URBANO 

La “ciudad del automóvil” está destinada a convertirse en la “ciudad de la multimovilidad”. Para ello será necesario idear nuevas soluciones y diseños urbanos que garanticen la convivencia segura, ordenada y fluida de los diferentes medios de transporte.

 

 

  • GESTIÓN INTEGRADA E INTELIGENTE DEL TRANSPORTE (SMART MOBILITY)

La optimización del sistema de transporte no dependerá solamente de los vehículos, sino también de la manera de gestionar estos recursos, a través de aplicaciones inteligentes. Tal y como indicaba el representante de Uber, la máxima aspiración consistiría en integrar todo tipo de transportes dentro de una misma aplicación, fomentando un uso eficiente y colaborativo de los recursos.

  • GESTIÓN INTEGRADA E INTELIGENTE DE LA ENERGÍA (SMART GRID)

Otro aspecto fundamental tendrá que ver con la gestión energética, y más concretamente con los puntos de carga. Los expertos pronostican que la carga se realice principalmente en el ámbito doméstico (carga lenta), previendo un número limitado de “electrolineras” de carga rápida.  Cargar un auto eléctrico es más parecido a cargar el celular, y no tanto a la tradicional visita a la bomba de bencina.

La clave para que el nuevo sistema de transporte pueda funcionar sin modificaciones drásticas en la red eléctrica existente radicará en la implementación del “Smart Grid”, o red de distribución inteligente. La idea es que los vehículos eléctricos no sólo consuman energía, sino que también puedan aportarla, convirtiéndose en baterías que alimenten el sistema y garanticen su resiliencia. La idea es poder calibrar los aportes/demandas con diferentes necesidades y tramos tarifarios en la factura de la luz, generando un sistema que tienda a autorregularse y a optimizar los recursos. Esto estaría controlado por  dispositivos inteligentes capaces de calcular las diferentes variables/probabilidades, seleccionando la más favorable para cada usuario.

  • EL FACTOR HUMANO EN EL PROCESO DE TRANSFORMACIÓN

Para que la transformación de  sistemas de movilidad se traduzca en una mejora real en la calidad de vida de los ciudadanos no bastará simplemente con el desarrollo de la tecnología y la eficiencia energética. Será fundamental que se produzca un acoplamiento constante entre los aspectos tecnológicos y sociales,  involucrando a la ciudadanía en este proceso de transformación.

Desde Tink aspiramos a poner nuestro granito de arena, apoyando este tipo de encuentros y difundiendo sus contenidos para fomentar la reflexión y el debate entorno a la movilidad del futuro.

 

DATOS DEL EVENTO:

Moderador: Felipe León Papic (Director Diario Sustentable)

Panelistas:

  • Gabriel Prudencio (Jefe div. Energías Renovables del Ministerio de Energía)
  • Rodrigo Carrau (Head of e-Mobility Chile Enel X)
  • Leandro Basaez (General Manager Wework Chile)
  • César Ruiz (Gerente de Operaciones de Uber)
  • Cristóbal Aninat (Líder Asuntos Públicos Grin Scooters)