En Tink nos gusta el concepto de “Smart City” porque siempre invita a la reflexión, al debate, a imaginar un futuro mejor. Por ello no nos podíamos perder la charla/coloquio que se celebró pasado 14 de marzo en Wework, bajo el lema “Santiago, Smart City”.

Con la presencia de diferentes académicos y representantes del ente público, se debatió acerca de los retos y objetivos de la ciudad inteligente del s.XXI, dando lugar a interesantes reflexiones.  A continuación nos gustaría compartir con vosotros algunos puntos clave:

 

 

DANDO SENTIDO A LA SMART CITY -> el debate sobre la Smart City ya no se centra en el desarrollo tecnológico; esto ya se da por hecho. Ahora toca pensar qué queremos hacer con esas herramientas. La tecnología digital en sí no nos hace inteligentes, es simplemente un medio al que debemos darle uso y sentido. Lo digital debe servirnos para conectar las inteligencias individuales y construir una verdadera inteligencia colectiva.

EL CONFLICTO ENTRE LOS INTERESES INDIVIDUALES Y EL BIEN COLECTIVO -> la mayoría de las Apps están destinadas a satisfacer necesidades individuales, aunque ello no conduce necesariamente a una mejora de la sociedad. Airbnb, Globo, etc. son muy cómodas y útiles para los usuarios, pero al mismo tiempo tienden a favorecer la gentrificación, la explotación laboral, etc.   ¿Es esta contradicción insalvable? ¿Es posible alinear intereses individuales y colectivos?

EL PAPEL DEL ESTADO EN LA SMART CITY->  parece necesaria la existencia de una entidad superior que defina el rumbo y los objetivos de la ciudad inteligente para que obedezca a fines de bien común. Este papel correspondería al Estado, que debería tratar de adoptar una actitud más proactiva y menos coercitiva. No se trata de frenar los avances, sino de reconducirlos para que funcionen de manera más integrada y orientada al bien social. ¿Cómo plantear esta integración? ¿Qué tipo de plataformas/iniciativas podrían plantearse desde el Estado?

 

 

CONSTRUYENDO LA REVOLUCIÓN ENERGÉTICA->  la capacidad de controlar y optimizar el consumo energético mediante plataformas digitales de monitoreo y gestión supone un avance clave desde el punto de vista energético y medioambiental. Esto, unido al desarrollo de las renovables, puede concebirse como una verdadera revolución energética.

UN CAMBIO DE MENTALIDAD-> las nuevas aplicaciones nos abren la ventana a nuevos modelos de organización, pero la sociedad todavía presenta una importante inercia/resistencia al cambio. Por ejemplo, un servicio de autos compartidos parece una solución mucho más razonable y sostenible que el auto en propiedad (que está el 90% del tiempo parado, y que ocupa una gran superficie en nuestras calles) y sin embargo la gente todavía recurre al auto propio. Es hora de cambiar la mentalidad!!!

DATOS DEL EVENTO:

Moderador: Rodrigo Guendelman

Panelistas:

Roman Yosif (Director Ejecutivo Laboratorio deGobierno)

Tomás Echiburú (Arquitecto y concejal de Providencia)

Ignacio Santelices (Director Ejecutivo de la Agenda de Sostenibilidad Energética)

César Rodríguez (Director Secretaria de Planificación de la Municipalidad de Santiago)